HAVALINA

HAVALINA


Dissabte 27.05.2017      21.00 hrs
CONCERTS  
Rock
15€ (12,60€ online)



Una medusa gigante se eleva sobre el horizonte de una noche milimétricamente cerrada. Sus formas de hongo atómico se disponen a cubrir cada rincón de un planeta al borde de la mutación. Es lenta y amenazante, como los compases que abren las puertas del nuevo disco de Havalina (Muerdesombra, Ernie Records 2017) y nos llevan de la mano por los recovecos de una tierra en proceso de transformación donde lo orgánico y lo sintético giran en una misma órbita.


La portada de Emilio Lorente anticipa el nuevo escenario en el que se adentra Havalina, (Manuel Cabezalí, Javier Couceiro y Jaime Olmedo) durante los siguientes 46 minutos. A lo largo de las nueve canciones de Muerdesombra, el grupo pone una descarnada banda sonora al universo particular de Cabezalí, enmarcado esta vez en las fronteras de la ciencia ficción y los guiños a uno de sus autores favoritos, el norteamericano Brandon Sanderson. Abismoide, Nacidos de la bruma y Alta Tormenta parten del imaginario del escritor.


Abismoide es la primera carta del juego, una aurora rojiza que sirve de llamada a filas desde su atalaya de coros arabescos. Le siguen los riffs enfermizos de Malditos mamíferos, una de esas canciones que consiguen que tres personas suenen a una sola. Cuando comienza Lazos rotos parece que nos hayamos subido a un aeroplano que sobrevuela la niebla y las noches de insomnio. Desde allí divisamos uno de los cortes más “havalinos” del nuevo disco. Le sigue Órbitas, una de esas canciones de construcción intachable, mayúscula, que podrían formar parte del repertorio durante muchos años. Nacidos de la bruma hace de bisagra en el disco, es la historia de una hermandad oculta que se va desvelando poco a poco entre capas y melodías alargadas que dan paso al que podría ser el comienzo de la cara B de Muerdesombra: Alta Tormenta se viste, poco a poco, alrededor de su base rítmica hasta descargar toda su electricidad. Calma y furia dividida en dos partes que prometen ser uno de los momentos más intensos para la próxima gira. Más velocidad prescinde del habitual tsunami guitarrero para generar nuevos espacios a través del trabajo con los sintetizadores, ¡reto conseguido! El álbum cierra con una de las mejores letras que ha escrito Manuel, Trópico Fantasma, resuelta con las líneas finales de sintetizadores, a modo de títulos de crédito para un disco conciso y muy bien planteado. Un paso adelante sin perder la identidad.


Muerdesombra mantiene las señas de identidad de la banda: rocosas bases pesadas, líneas de bajo concisas, que muerden y dejan espacio para que la voz hipnótica de Manuel nos introduzca en un mundo en el que es fácil entrar pero difícil salir. Guitarras incontestables que dejan espacio a nuevas sónicas, desconocidas en sus trabajos anteriores y que confirman la gran labor en el diseño de sonido gracias, entre otras cosas, a sintetizadores y pads que alumbran una nueva dimensión a su esencia rock. La paleta de colores se abre fuera del local del ensayo y el trabajo de producción de Cabezalí consigue que ambos mundos confluyan de manera natural en un tercero que invita a pensar que Havalina tiene muchos horizontes a la vista.

<< Oct 2017 >> 
 L  M  M  J  V  S  D 
        1
  8
15
22
29